Apuntes de fotografía

Por Francisco Bernal Rosso.

afbg@latinmail.com

 



Lamparas de descarga II.
Halogenuros metálicos


Son las reinas de la fotografía artificial continua, muy empleadas en cine y en iluminación de interiores para fotografía. Estrictamente hablando si las lámparas fluorescentes son lámparas de vapor de mercurio a baja presión, estas son una de las tres variedades en que podemos dividir las lámparas de mercurio de alta presión. Las otras dos son las lámparas de mercurio (propiamente dichas) y las de luz mezcla.

Halogenuros metálicos

Son lo que en su edición española el libro de Samuelson denomina luces metalhalógenas y en podemos encontrar también con el nombre de lámparas de haluros metálicas o incluso de vapor de mercurio con haluros metálicos.

Se trata de lámparas de mercurio de alta presión a las que se han añadido unos metales (disprosio, galio, talio, torio...) y un compuesto halógeno con el fin de mejorar su rendimiento de color. Tienen un comportamiento parecido al de las lámparas halógenas. También aquí se produce un efecto de regeneración del filamento por lo que tienen una larga vida media (unas 10000h para las de baja potencia y de 1000 a 2000 horas las de alta). Existen, no obstante, cuatro tendencias en la fabricación de estas lámparas:
 


Las lámparas, hasta una potencia de 4000w pueden emplear cables ligeros y redes monofásicas, por lo que son muy prácticas para un uso portátil. Requieren para su encendido un circuito especial de alta tensión que suele estar alojado en la misma lámpara. Suelen estar selladas para evitar la radiación ultravioleta por lo que no son intercambiables con otros tipos de lámparas como las halógenas.

Las luces metal halógenas son, hoy por hoy, la solución mas empleada en iluminación de grandes superficies en los que se quiere un cierto respeto a los colores. En un estadio de deportes, una gran sala de reuniones, un hipermercado o una gran estación de transporte probablemente nos encontraremos con este tipo de iluminación.
 

Las lámparas de halogenuros metálicos en fotografía. (HMI, HMP, HTI, HSR,HDS)

Todas estas son fuentes de luz de halogenuros metálicos. Se trata pues de lámparas de vapor de mercurio a las que se les ha añadido un componente halogenado que regenera el interior de la bombilla permitiendo una mayor estabilidad de la calidad de la luz durante la vida de la lámpara.

Son fuentes que presentan un elevado rendimiento de potencia y de color. Pueden dar de 80 lúmenes por vatio (HTI) a 100 (HMI). Su rendimiento de color nunca es menor que 90.

Debemos recordar que no todas las lámparas de halogenuros (o metal halógenas) son para uso fotográfico, sin embargo el término HMI es específico para estas aplicaciones. Su calidad de reproducción del color posibilita su empleo en exteriores sin necesitar ningún tipo de filtrado de color. Debido a su alta emisión se emplean a veces para simular el sol sustituyendo a las antiguas lámparas de arco de carbón.

HMI es una marca registrada por Osram aunque otros fabricantes hacen lámparas similares. De hecho Osram ganó un Oscar de la Academia de Arte y ciencias cinematográficas por su aportación al cine con el desarrollo de este tipo de iluminación.

Osram fabrica las HMI con cuatro terminaciones:

Este tipo de lámparas se emplea con corriente alterna.
Al final del capítulo se incluye información técnica sobre estos tipos de lámparas.

Color, velocidad de obturación y otros

Color
A pesar de ser fuentes artificiales su apariencia de color es fría, por lo que no requieren filtrado a la hora de fotografiar con película luz día. Por tanto son aptas para compensar interiores de luz natural. Las lámparas tipo CSI tienen una apariencia de color de luz día (4000k), las CID una apariencia de 5500k mientras que las CIT se emplean con película de tungsteno o con luz día filtrada y una apariencia de color de 3200k.

Un efecto pernicioso es la pérdida de apariencia de color que tienen. En cine se dice que pierden un kelvin por cada hora de funcionamiento; por lo que a veces, cuando se deben rodar escenas para hacer un montaje, se debe recurrir a no apagar las luces entre una toma y otra o incluso a cambiar el tipo de luces ya que no se garantiza que en las dos tomas que se deben unir en un solo plano se mantenga el mismo color. Sin embargo su funcionamiento a baja temperatura y el gran rendimiento luminoso que ofrecen la hacen la mejor solución a adoptar para fotografía con luz continua.

Efecto estroboscópico
Su principal desventaja es que su baja inercia provoca efecto estroboscópico: la luz varia de un 60 a un 85% del máximo de emisión dos veces por cada ciclo (cien veces por segundo) por lo que no se pueden emplear velocidades mayores de 1/60. Sin embargo para su uso cinematográfico existen unas unidades de estabilización que reducen este efecto.

Encendido
Las HMI pueden tardar hasta 6 minutos en encender, si bien a los 4 minutos los diferentes parámetros ya están a menos del 10% de sus valores nominales de trabajo. Por ello se debe esperar al menos este tiempo, 6 minutos, para comenzar a rodar.
El encendido y apagado rápido es una de las cosas que mas afecta a la vida de la lámpara, el fabricante recomienda encendidos de 60 minutos y apagados de 15 para los modelos HMI, HMP y HTI mientras que para las HSR y HSD los ciclos de trabajo son de 30 minutos apagados por cada 180 encendidos.

Lo que mas afecta a la vida de la lámpara es el apagado durante el proceso de encendido. Esto es, apagar la lámpara antes de que se haya terminado de encender, durante los primeros 6 minutos después de haber pulsado el interruptor.

Seguridad
Estas lámparas jamás deben emplearse mas allá del tiempo de vida en un 25% ya que en estas condiciones los riesgos de explosión aumentan. Como queda dicho hay usos que acortan la vida de las lámparas, principalmente el abuso de encendidos cortos o apagados antes de alcanzar los valores estables.

Obviamente nunca emplearemos este tipo de fuentes en ambientes con riesgo de explosión.




 

Ir al raiz.

 

Ir al índice de temas.

 

Ir a los enlaces.