Luz rebotada. Refuerzo de un interior
Por Francisco Bernal Rosso.
e-mail: afbg@latinmail.com



 Factores de pérdida // Estimación de la luz del foco del foco en una medida total // Pérdida de reflexión // El factor de local // Refuerzo de un interior por luz rebotada // Número guía y distancia equivalente


De la estimación de la luz rebotada

Francisco Bernal Rosso, 2003

 

Cuando rebotamos un flash sobre una pared o el techo la cantidad de luz que llega hasta la escena es bastante menor que la llegaría si disparáramos de forma directa. A veces se dice, equivocadamente, que la distancia recorrida por la luz (del flash al techo más la del techo a la escena) puede emplearse junto con el número guía para estimar el diafragma a emplear.

Pero esto es un error, ya que tal afirmación solo sería válida con un reflector especular, y los enlucidos suelen ser reflectores difusos.

 

En esta nota proponemos un método para evaluar la pérdida de luz debida a la reflexión difusa de techos y paredes. El procedimiento se basa en el método de estimación de luz base y proporciona un valor sobre la luz realmente emitida por la unidad de flash, la luz que realmente aporta el flash a la escena y la pérdida en que incurre el reflector.

 

Recordemos primero como estimar la luz de un foco cuando medimos en una escena en la que hay una luz ambiente no despreciable:

 

  1. Medimos con un fotómetro la iluminación incidente en la escena sin flash.
    1. Nos interesa solo la luz ambiente, no la luz de refuerzo añadida.
    2. En caso de no poder disponer de una fotometría incidente podemos realizar una reflejada sobre un material de reflectancia conocida corrigiendo el valor de exposición para obtener el valor “medio” de una zona V.
  2. Medimos la iluminación, por incidencia, con el flash disparado directamente.
    1. La iluminación así medida no es la del flash, sino la suma de la del flash más la existente en la escena.
  3. Escribimos la relación de luces que hay entre la medida con flash y la medida de luz ambiente.
    1. Podemos llamar md a la relación de luces existente entre las dos medidas realizadas anteriormente.
    2. La relación de luces md puede evaluarse dos elevado al número de pasos que hay entre la exposición medida para la iluminación ambiente y la medida con el flash rebotado.
  4. La iluminación proporcionada por el flash es md menos uno.
    1. Ésta iluminación está expresada en relación de luces respecto de la exposición ambiente.

 

 

Factores a tener en cuenta

 

La reflexión

Cuando la luz rebota contra una superficie plana difusa tiene una pérdida de intensidad debido a la forma de la reflexión y al color de  la superficie.

Si la superficie es un difusor perfecto (lambertiano) la pérdida es de un paso y dos tercios (estrictamente hablando la intensidad de la luz se divide por pi, 3’1416, y esto es una reducción al 32% de la intensidad).

Debido al color la pérdida puede ser mayor.

 

Para un techo blanco del 80% la pérdida es de 1/3 de paso.

Para un techo blanco del 60% la pérdida es de algo más de 2/3 de paso.

 

Así que sumando, para un techo blanco del 80% la perdida es de 2 pasos y para uno blanco del 60% es de algo más de 2 pasos y un tercio, podemos decir que de dos pasos y medio.

 

Distancia equivalente

Si el techo introduce una pérdida conocida de p pasos.

 

Medición de la pérdida real

 

Para medir la pérdida de luz en un espacio debido al rebote (vamos a llamarlo factor de local)  hacemos lo siguiente: medimos en un lugar del interior la luz que da un flash directo y medimos la luz que el mismo flash, con los mismos ajustes pero rebotado. Medimos la luz ambiente, sin flash. Tomamos como base la luz ambiente y a partir de aquí estimamos la pérdida. El procedimiento sería el siguiente:

 

  1. En una posición de la habitación medimos la exposición para de la luz ambiente, con un fotómetro incidente o equivalente en dirección a la cámara. Tomamos esta como exposición base.
    1. A partir de ahora todas las mediciones se harán con un mismo tiempo de exposición, para que las diferencias solo se caractericen por el diafragma.
    2. Por ejemplo, f:2’8
  2. En la misma posición medimos la luz directa del flash.
    1. Escribimos esta medida como relación de luces sobre la exposición ambiente y la llamamos md.
    2. Por ejemplo, f:16. Hay 5 pasos, luego una relación de luces md de 32:1
  3. En la misma posición medimos la exposición para el flash rebotado.
    1. Escribimos la medida como relación de luces. La llamamos mr
    2. Por ejemplo f:4. de 2’8 a 4 hay 1 paso. Luego una relación de luces mr=2:1.
  4. Las mediciones hechas en realidad son la luz del flash más la luz ambiente. Para obtener la relación de luces que se pierde debemos dividir la luz directa entre la rebotada No las mediciones, sino solo las luces reales del foco que es la medición, menos uno. Así que el factor del local es:
    1. En el ejemplo  . Prácticamente son 5 pasos.

 

Refuerzo de un interior mediante luz rebotada

 

Si conocemos el factor de local y la diferencia entre la exposición para el exterior y el interior, contraste interior, la potencia del flash de refuerzo se puede calcular así:

 

  1. Conocemos el factor de local, pero lo expresamos en número de pasos.
    1. En el ejemplo es un factor 31 que en la práctica son 5 pasos.
  2. Además conocemos el contraste inicial, la diferencia entre la exposición para el interior y el exterior, o la diferencia entre el interior y el grado que queremos que suba este interior.
    1. Escribimos este contraste interior en número de pasos.
    2. Supongamos que el interior es f:2’8, y el exterior f:11. Son 4 pasos.
  3. El número guía del foco a colocar para reforzar es la suma del factor del local más el contraste interior.
    1. En el ejemplo, 4+5 = 9. Este es el número de pasos en que el número guía del foco debe ser superior a la luz ambiente. Como la luz ambiente es de f:2’8, 9 pasos más son un f:64. Necesitamos un flash de f:64.

 

 

Distancia equivalente

 

Lo que tratamos es de traducir el problema de un interior rebotado a un tiro directo con la distancia adecuada.

Podemos pensar en un flash que tiene la misma potencia pero que está mucho más lejos. En la figura tenemos d1 como la distancia del foco al techo, d2 la distancia del techo a la escena y d3 como la distancia del foco a la escena directamente. La cosa es determinar la distancia d4 que es la distancia del foco a la escena “corregida”, en el sentido de que es la distancia a la que se pondría el foco para dar la luz que medimos.

 

Si conocemos el factor del local, podemos emplear las ideas del número guía.

El número guía es el número f que da un foco a una distancia de referencia, que empleamos de 1 metro.

Si tenemos que le número f a emplear es el guía dividido entre la distancia:

Podemos corregir bien el guía original del foco, o bien la distancia la que se encuentra.

 

Para corregir el número guía tomamos la distancia del foco a la escena directa y buscamos el número f que es menor que el guía en el valor dado por el factor del local.

-Si tenemos un factor de local de 5 (en pasos) y un flash con un número guía de 45, tenemos que restar 5 pasos a este f:45, dejándonos un guía corregido de  f:8, que seria el número guía práctico a emplear.

-Si queremos mantener el guía, corregimos la distancia. Muchas veces se dice que la distancia a la que opera el flash es la suma de la del flash al techo más la del techo a la escena, pero en este cálculo se olvidan los efectos de reflexión (geométrico y de gris). Así que la distancia equivalente a la que opera el flash sería la de despejar la distancia en la ecuación del número guía, por tanto dividimos el número guía entre el número f medido en el tiro rebotado. En nuestro ejemplo, el flash es de G:45 y el medimos un f:4. Así que la distancia equivalente es de 45/4 = 11’25 metros. Esa es la distancia virtual a la que se encuentra el flash, no el doble de la del flash al techo.



 

Ir al raiz.
 
Ir al índice de temas.
 
Ir a los enlaces.